Alimentación y obesidad: los hábitos saludables como clave

Montse Babí

Por: Montse Babí
Filolàlia

12/11/2021
Alimentación y obesidad: los hábitos saludables como clave
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

El profesional de la salud no debe limitarse a recordar a sus pacientes lo que pueden o deben comer…

Nadie duda de la importancia que tienen los hábitos alimentarios saludables para combatir la obesidad. Una dieta adecuada, el ejercicio físico y ser conscientes de lo que comemos y cómo comemos es fundamental para evitar el sedentarismo y tratar los trastornos alimentarios de nuestro siglo.

La gran pregunta que surge entonces es ¿cómo mantener dichos hábitos para mejorar la salud del día a día de las personas? Es esencial que los pacientes con sobrepeso sean conscientes de los riesgos que supone una alimentación poco saludable. Sin embargo, no todas las personas tienen conocimientos básicos sobre nutrición, y será por tanto preciso darles información relacionada con conceptos como:

-qué son las calorías y cómo se miden

-el funcionamiento del aparato digestivo

-los patrones de ingesta poco adecuados

-la influencia de la alimentación en el sueño

Aunque algunos pacientes pueden modificar su estilo de vida y perder peso sin ayuda, otros necesitarán herramientas concretas y sentir que reciben el apoyo tangible del personal sanitario.

Por esta razón, el profesional de la salud no debe limitarse a recordar a sus pacientes lo que pueden o deben comer, sino dar un paso más allá y dotarles de herramientas prácticas para que sean más activos y tomen decisiones acertadas sobre su dieta personal. Esto puede traducirse, por ejemplo, en el diseño de pautas alimentarias, un seguimiento exhaustivo y periódico de los progresos y avances conseguidos, o en un coaching de salud.

Además, el profesional puede hablar con el paciente sobre sus hábitos diarios, y ayudarle a buscar momentos en los que se siente más activo, para que incorpore el ejercicio físico en su rutina y eso le lleve a un mejor estilo de vida.

Un enfoque holístico y centrado en cada persona como tal, facilitará la tarea del profesional sanitario, quien podrá entender mejor las necesidades de cada paciente. De este modo no sólo conseguimos la adherencia terapéutica, sino también cuidar aspectos como:

-la autopercepción de las personas con sobrepeso

-la nutrición emocional o cómo el estado de ánimo influye en la forma de comer

-los factores psicosociales que contribuyen a la obesidad

La pandemia se ha traducido en un gran toque de visibilidad hacia el papel clínico en la protección y promoción de la salud en nuestra sociedad. Si mejoramos la formación de los profesionales de la salud, también mejoraremos su eficacia a la hora de prevenir, diagnosticar o asesorar sobre los riesgos de la obesidad. Mantenerse al día en materia de trastornos de las conductas alimentarias será un aspecto básico, pero no bastará: el acompañamiento y cuidado integral por parte del personal sanitario contribuye en gran medida al bienestar del paciente, y a la toma de conciencia de lo que le está pasando y de cómo se siente.

En palabras de Robyn Begley, que estos días está en Barcelona como directora ejecutiva de enfermería de la Asociación Americana de Hospitales, “la cultura del bienestar es un reto a largo plazo”. 

¿Quieres profundizar un poco más en el tema? Mira las formaciones que ofrecemos y otros artículos publicados:

https://www.nus.agency/expertos/experto-universitario-en-trastornos-alimentarios/

https://www.nus.agency/blog/beneficios-coaching-paciente/

https://www.nus.agency/blog/relacion-obesidad-sueno/

Suscríbete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter
  Corrija los campos marcados a continuación.