Celulitis

Docente Leidy Ceron en Nus Agency

Autora: Leidy Cerón

Graduada en Enfermería

02/12/2020
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

La celulitis llamada etiopatogénicamente PEFE (paniculopatía edemato fibroesclerótica) es un problema principalmente estético que le ocurre al 90% de las mujeres.

Es una alteración de la microcirculación y posteriormente  de los componentes del tejido adiposo subcutáneo que da lugar a una sobrecarga de liquido, toxinas, grasas y fibras esclerosadas llegando a alterar la armonía de la dermis.

Tiene lugar en la capa superficial o areolar del tejido adiposo subcutáneo que esta ubicada entre la dermis y la fascia superficialis; y esta formada por adipocitos.

Los adipocitos son células de energía grasa que en esta capa están divididos por fibras conectivas formando celdillas y creando lo que se determina como grasa corriente o de grasa de fácil movilización.

En las mujeres estas fibras conectivas están distribuidas en vertical y en los hombres están en diagonal creando mini hexágonos. Este hecho es relevante a la hora de entender el porque los hombres no suelen tener celulitis y las mujeres sí.

En el caso de las mujeres al tener las fibras verticales permite que un acumulo de grasa pueda llegar a empujar la dermis alterando así la armonía de la piel, sin embargo, en los hombres al estar distribuidas de manera diagonal cruzándose entre sí, impiden este hecho.

 

dibujo celulitis

Localizaciones frecuentes:

En las mujeres, la celulitis suele localizarse en los muslos, glúteos, en la parte superior de los brazos y en abdomen.

En los hombres, aunque es mucho menos frecuente por lo que hemos descrito anteriormente y su aparición suele estar relacionada con la obesidad; Se localizaría en la zona superior de los brazos, abdomen y laterales.

La formación de la celulitis pasa por 4 estadios

En el estadio I hay un estasis venoso y un aumento de la permeabilidad capilar que provoca el paso de líquidos al intersticio del tejido creando un edema intersticial y sobrecarga linfática.

Clínicamente esta etapa viene caracterizada por un aumento de la pastosidad cutánea con disminución de la elasticidad y ligera hipotermia.


En esta etapa no se percibe repercusión externa persona pueden tener signos de cansancio, pesadez o fatiga.

En el estadio II hay un aumento del edema que provoca: por un lado, una hipertrofia de los adipocitos que se fusionan en bloque, por otro, comprime la microcirculación y las fibras nerviosas y por otro estimula una proliferación desorganizada de fibrinas conjuntivas compactándose y envolviendo a los adipocitos. Creando así micro nódulos (adipocitos hipertrofiados envueltos en fibrinas conjuntivas compactas)

En esta etapa veremos una piel zonalmente pálida y un aumento de los signos anteriores (mas pastosa, mas hipotérmica y menos elástica)

Aquí la celulitis aún no es visible y requiere de un pellizco para ser vista, sin presencia de dolor.

En la tercera fase esta desorganización conduce a:  Por un lado, un aumento de micronódulos que empujan la dermis y por otro las fibras conectivas que forman las celdillas también se compactan creando un anclaje de la piel.

En esta etapa se hace visible lo que conocemos como “piel de naranja”, con sensación palpatoria de micronódulos en planos profundos y no hay presencia de dolor espontáneo.

Puede estar acompañado de micro varices y estrías cutáneas.

En la cuarta fase si este proceso aumenta los micro nódulos se convierten en macró nódulos lo que hace mas visible la celulitis y donde se agrava el cuadro circulatorio.

Clínicamente la piel está ondulada, como un colchón, pálida y zonalmente hipotérmica, flácida con presencia de nódulos dolorosos a la palpación digital puntual y puede aparecer dolor espontáneo.

Suele estar relacionada con alteraciones circulatorias más patológicas que requieren seguimiento médico.

La PEFE se puede clasificar también según el grado de flacidez de la piel: En compacta, blanda y edematosa

  • COMPACTA: Granulosa al tacto y dura, con adherencia a los planos profundos. No se modifica con el cambio de posición e indolora. Se localiza en la zona superior de los muslos.

 Se da generalmente en mujeres jóvenes con tejidos firmes, es la típica de las deportistas.

  • EDEMATOSA: Tiene una consistencia pastosa. Aparece dolor a la palpación profunda. Se asocia a insuficiencia circulatoria, varices, telangiectasias, fragilidad capilar, edema, calambre, hormigueo y pesadez.

Se localiza principalmente en los miembros inferiores a los que invade en su totalidad

  • FLÁCIDA: Al tacto, rueda entre los dedos y cambia según la posición. La piel pierde su capacidad de continente y disminuye su elasticidad. No es dolorosa.

Es típica de las personas sedentarias, o de las que han hecho mucho deporte y han dejado de hacerlo o en aquellas personas que han bajado de peso muy rápidamente.

Son frecuentes las várices y belicosidades, así como también los edemas blandos o hinchazones con mucha retención de líquidos.

Para hacer un tratamiento adecuado de la celulitis tenemos que controlar los factores de riesgo que favorecen su aparición como:

– Los frutos secos: (cacahuetes, anacardos)

– La patata y yuca.

– La leche o derivados como la margarina, queso…

– El consumo de productos que contengan azúcares refinados y grasas saturadas muy presentes en la bollería industrial y en los dulces.

– El abuso del alcohol y las bebidas gaseosas.

– El café en exceso

– El tabaco

– El uso de prendas de vestir ajustadas y tacones altos que dificultan la circulación.

– El estrés

– El mal descanso

Y, por otra parte, potenciar en la dieta los alimentos que ayudaran a paliarla tales como:

–  El té verde: Acelera el metabolismo y estimula la liberación de grasa almacenada.

– Agua 1.5 o 2 litros cada día

– Cereales integrales

– Frutas y verduras ricas en vitamina C

 

Relacionados