Desarrollo competencias de las enfermeras. Inyección versus enfermera/o

Desarrollo de competencias, actividades, técnicas, procedimientos, protocolos y guías clínicas

Desarrollo competencias de las enfermeras. Inyección versus enfermera/o. Autora Núria Sáez

(Enfermera experta en la gestión de la imagen corporal y Máster en Bioética y Derecho por la Universidad de Barcelona)

Inyección o Introducir una sustancia en el organismo:  pinchar, inocular, insuflar, introducir, administrar, suministrar transmitir, infundir, animar, irrigar, meter, introducir

La “Costumbre” se define como “el conjunto de normas derivadas de la repetición más o menos constante de actos uniformes, por lo tanto se convierte en norma. Aunque en la actualidad ya es de la praxis enfermera inyectar, y sus sinónimos: pinchar, inocular, introducir, administrar y suministrar. La prescripción farmacológica enfermera puede indicar, usar y autorizar la dispensación de todos aquellos medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios.

Derecho consuetudinario, también llamado usos o costumbres, es una fuente del derecho. Son normas jurídicas que no están escritas pero se cumplen porque en el tiempo se han hecho costumbre cumplirlas; es decir, se ha hecho uso de esa costumbre que se desprende de hechos que se han producido repetidamente, en el tiempo, en un territorio concreto. Tiene fuerza y se recurre a él cuando no existe ley (o norma jurídica escrita) aplicable a un hecho. Conceptualmente es un término opuesto al de derecho escrito.

También es considerado un sistema jurídico

El origen del derecho consuetudinario se entierra en los mismos orígenes de lo que entendemos por sociedad.

Sin embargo, la doctrina actual ha logrado identificar los elementos imprescindibles para que una conducta califique como costumbre y tenga efectos jurídicos:

  1. Uso repetitivo y generalizado. Solo puede considerarse costumbre un comportamiento realizado por todos los miembros de una comunidad. Se debe tener en cuenta que  cuando hablamos de comunidad, lo hacemos en el sentido más estricto posible, aceptando la posibilidad de la existencia de comunidades pequeñas. Así mismo esta conducta debe ser una que se repite a través del tiempo, es decir, que sea parte integrante del común actuar de una comunidad. Difícilmente se puede considerar costumbre una conducta que no tiene antigüedad; una comunidad puede ponerse de acuerdo en repetir una conducta del día de hoy en adelante pero eso no la convierte en costumbre, la convierte en ley.
  2. Conciencia de obligatoriedad. Todos los miembros de una comunidad, deben considerar que la conducta común a todos ellos tiene una autoridad, de tal manera que no puede obviarse dicha conducta sin que todos consideren que se ha violado un principio que regulaba la vida de la comunidad.

Estos requisitos son indispensables para que exista un derecho consuetudinario porque de no cumplirse alguno de ellos solo hablamos de una costumbre social no jurídica.

El origen de una costumbre es sencillamente la sociedad. Las sociedades antiguas regían sus conductas mediante la costumbre y tradición, esta crece y se requiere de tener una norma escrita a la que le llamamos ley y lo cual es válido sólo en nuestro sistema jurídico el Germánico Romano (Perú, Alemania, Italia, Argentina, España y Francia).

Las buenas Costumbres

Si tratamos de entender que son “buenas” o correctas tendremos que darnos cuenta que eso va a responder a las exigencias de las reglas morales dentro de la convivencia social. La axiología es la rama que determina si una costumbre es buena o mala. Los valores no pueden cambiar, pero la moral, el hecho como rimamos los valores, eso puede modificarse con el tiempo; es la moral quien permite ver actitudes, rechazadas antes, aceptadas hoy en día, y viceversa.

Como referente tenemos al Dr. Enrique Oltra enfermero referente que ha investigado y escrito sobre la cirugía menor:

“Son procedimientos quirúrgicos sencillos, de corta duración, realizados sobre piel o tejido subcutáneo, sin sospecha de malignidad, en los que no se esperan complicaciones y con cuidados posquirúrgicos no complejos”.

Enfermería y Cirugía Menor han ido siempre de la mano, al menos tenemos constancia documental desde el siglo XVI, en aquellas épocas existían los llamados Barberos-Cirujanos, Ministrantes, Practicantes y otras denominaciones como la de Sangrador.

Hagamos un breve repaso histórico y veremos cómo ha evolucionado nuestra profesión jurídicamente hablando:

  • La pragmática de 9 de abril de 1500 de los Reyes Católicos reglamenta la profesión de barbero-cirujano y sangrador (uno se dedicaba a lo que llamamos la cirugía menor que entonces no estaba definida y los otros se dedicaban ha hacer sangrías, muy habituales en aquella época).
  • En el siglo XVII se crea la “Facultad” de Practicantes en el Hospital Antón Martín de Madrid, donde entre otras cosas se enseñaba: Cirugía, apósitos y vendajes.
  • La Real Orden de 29 de junio de 1846 crea el título de Ministrante, que es palabra latina y quiere decir que administra, de entre sus cometidos destacaba la Cirugía Menor.
  • El 9 de septiembre de 1857 por Ley de Instrucción Pública se crea el título de Practicante en sustitución del de Ministrante, el nuevo título amplía el rol del anterior.
  • En 1888 se promulga un nuevo reglamento de la profesión de Practicante y se asigna a los mismos: La Cirugía Menor, la función de ayudante en Cirugía Mayor y los cuidados de los enfermos.
  • El 26 de Noviembre de 1945 (BOE 5 de diciembre) se establece en los estatutos de las Profesiones Auxiliares Sanitarias (art 7) “El título de Practicante habilita para realizar, con la indicación o vigilancia médica … el ejercicio de las operaciones comprendidas con el nombre de Cirugía Menor.” Pero se olvida el estatuto de definirla.
  • El 4 de diciembre de 1953 (BOE 29 de diciembre) se promulga el Decreto que unifica las tres profesiones sanitarias de entonces (practicante, matrona y enfermera) en el título de ATS.
  • El 17 de noviembre de 1960 el Decreto 2319/1960 establece la competencia profesional de los ATS y en el artículo 3 dice: “Los practicantes y los ATS tendrán las mismas funciones a todos los efectos profesionales, sin pérdida de ninguno de los que específicamente se fijaron en el artículo 7 del Estatuto de Profesiones Auxiliares Sanitarias”.
  • Así hasta llegar a los actuales estudios de la Diplomatura en enfermería. Que tipo de cirugía menor debe realizar el personal de enfermería: Puesto que no está regulada, creo que cualquier profesional está hoy en día capacitado cuando sale de la escuela universitaria para:
  1. Reparar heridas (curas y suturas).
  2. Drenaje de abscesos.
  3. Cirugía ungueal. Respecto a esta cirugía hay que ir con cuidado para no caer en el intrusismo respecto a los podólogos, ya hay sentencias que aunque las que yo he visto son absolutorias, podrían condenarnos, también es cierto que esto ocurrió en el ejercicio privado de la profesión, ya que en el ámbito de la Sanidad Pública, al no haber podólogos, no se producen estas denuncias.
  4. Desbridamiento de úlceras y poco más. Hay que estar capacitado técnicamente, no vale sólo el título universitario, recordemos el artículo 7 antes mencionado “con la indicación médica” por tanto aunque algunos profesionales están más que capacitados para asumir estas y otras funciones

Si se pueden describir cuáles son los procedimientos como enfermera sería:

TERAPIAS Y CUIDADOS ESPECIALES

  1. Administración de medicación I.M.
  2. Administración de medicación subcutánea e intradérmica.
  3. Administración de medicación IV en bolo.
  4. Administración de medicación oral.
  5. Administración de medicación rectal
  6. Administración de medicación vía ótica.
  7. Administración de medicación por inhalación.
  8. Administración de medicación vía tópica.
  9. Aplicación de vendajes.
  10. Cura de herida. Generalidades.
  11. Colocación de férula de yeso.
  12. Colocación de férula metálica.
  13. Inserción de catéter venoso periférico.
  14. Inserción de catéter venoso central.
  15. Inserción de catéter venoso central de acceso periférico.
  16. Mantenimiento y cuidados de vías perfusión IV.
  17. Retirada de puntos/grapas.
  18. Cuidado y mantenimiento de tracciones.
  19. Preparación del campo quirúrgico.
  20. Preparación, limpieza y reposición del carro de curas.

MÉTODOS DE DIAGNÓSTICO

  1. Punción lumbar.
  2. Toracocentesis diagnóstica.
  3. Paracentesis y drenaje.
  4. Traslado de pacientes a pruebas diagnósticas.
  5. Recepción de pacientes a pruebas diagnósticas.
  6. Toma de P.V.C.
  7. Toma de frecuencia cardíaca.
  8. Toma de tensión arterial.
  9. Toma de frecuencia respiratoria.
  10. Toma de temperatura axilar.
  11. Realización de E.C.G.
  12. Glucemia basal.
  13. Realización de pruebas mediante tiras reactivas.
  14. Obtención de muestra de orina para analítica.
  15. Obtención de muestra de orina para cultivo.
  16. Recogida de orina de 24 horas.
  17. Recogida de muestra para coprocultivo.
  18. Recogida de muestra para determinación de parásitos.
  19. Recogida de muestra para determinación de sangre oculta en heces.
  20. Recogida de esputo para estudio.
  21. Toma de muestra de exudado de heridas para cultivo.
  22. Extracción de sangre arterial para determinación de gases en sangre.
  23. Extracción de sangre para hemocultivo.

Y un gran etc….
Se basa en la  Edición y revisión: Marzo 2003. MANUAL De PROCEDIMIENTOS DE ENFERMERIA HOSPITAL COMARCAL DE LA AXARQUIA. UNIDAD DE TRAUMATOLOGÍA, 2ª PLANTA ALA ESTE

Aunque no se pueden registrar todos los procedimientos, tal como lo suelen hacer en Francia, pues cada año tendrían que incluir una nueva lista de desarrollo de competencias, actividades, técnicas, procedimientos, protocolos y guías clínicas

Logo Nus
Cursos promoción
Sobre coaching
Sobre imagen corporal
Para auxiliares de enfermería y esteticistas
Últimos artículos
Newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter