La razón comprometida: entrenamiento para el autocontrol

28/07/2022
La razón comprometida: entrenamiento para el autocontrol
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Miguel Ángel Gago. Profesor de NUS AGENCY
Autor del libro Neuroliderazgo para el alto desempeño en la vida y la empresa.

En mi colegio nos enseñaban que somos animales racionales, aunque los profesores ponían el acento en nuestra naturaleza privilegiada y sagrada, diferente y única, que hace posible aplicar la razón para controlar las pasiones, en virtud del libre albedrío que nos fue otorgado por Dios; si bien, como lo piensa Yuval Noah Harari, solemos hacer todo lo posible para olvidar el hecho de que somos animales; 1 y añadiría que, en múltiples ocasiones, más de las que pensamos, actuamos irracionalmente sobre la base de comportamientos evolutivos ancestrales.

 

El poder de la emoción en épocas de crisis.

En estos días he leído el libro Reason and less: Pursuing food, sex, and politics, escrito por Vinod Goel 2, que me ha hecho pensar sobre la irracionalidad, la incoherencia y la estupidez de los juicios y argumentos de muchos de nuestros congéneres humanos ante determinadas situaciones del mundo real, prevaleciendo, en muchos casos, la dirección sentimental consciente basada en sensaciones de carácter emocional influidas o condicionadas por creencias falsas.

Según Goel, es lo que ocurre, por ejemplo, ante el cambio climático y la vacunación por COVID 19. Si bien, en el primero de los casos, la ciencia mayormente aceptada y lo que estamos observando, coincide en que la actividad humana es fundamentalmente responsable del aumento de las temperaturas y de la transformación de los patrones climáticos, con consecuencias que pueden resultar catastróficas. En el segundo de los casos, a pesar de pruebas irrefutables sobre la enfermedad, que ha causado el fallecimiento de más de 6, 3 millones de personas en el mundo, se ha llegado a pensar que los científicos, los doctores, los expertos, los gobiernos y los medios mienten, siendo partícipes de un complot mundial con fines inconfesables;  e incluso, se ha afirmado, que solo se trata de una vulgar gripe, respecto de la que, obligar a usar una máscara y distanciarse socialmente, es propio de dictaduras que atentan contra las libertades individuales.

 

«La razón no es como un CEO absoluto»

La obra de Goel, antes citada, me encanta porque se atreve a romper con uno de los paradigmas más arraigados de la ciencia cognitiva, y lo somete al debate, al afirmar que la razón no es como un CEO absoluto, dueño y señor de nuestros comportamientos, pues no existe ningún centro que actúe como tal, ya que en estos intervienen varios sistemas cerebrales; así el autónomo, el instintivo, el asociativo y el del razonamiento 3. Sistemas que actúan de forma combinada, en varios grados y sin que ninguno en especial esté a cargo.

Para Goel (ibid.), dichos sistemas están configurados para maximizar el placer y minimizar el displacer, lo que priva en la toma de decisiones, incidiendo fuertemente en nuestros comportamientos los sentimientos y sus sensaciones respecto de algo, contando, en tal sentido, la valencia positiva o negativa, la excitación y duración de estos.

Según Goel (ibid.), los sentimientos, que se generan en las estructuras profundas del tronco encefálico, el diencéfalo y subcorticales, aunque también pueden representarse en estructuras corticales, están envueltos en detectar cambios en el entorno, Y, siendo comunes a todos los sistemas, permiten la comunicación entre estos para el cálculo de una respuesta combinada, lo que, “cierra la brecha entre lo cognitivo y lo no cognitivo y hace que la razón regrese a la biología, donde pertenece”.  Lo que, en mucho, se basa en trabajos como los de Jaak Pansepp, Kent Berridge y Morten Kringelbach.

 

Los sistemas de control y auto-control

Además, afirma Goel (ibid.), que, el único sistema que podemos controlar es el de la razón, mientras que los otros no lo son. Si bien, la razón esta está “atada y modulada por sistemas que se corresponden lo asociativo, instintivo y autonómico, evolutivamente más antiguos”. Aunque admite que, hasta “cierto punto” y dentro de “cierto rango”, algunos subsistemas autonómicos se pueden modular, tal como ocurre en las prácticas respiratorias del yoga, el nado y el canto. Y califica como controversiales las pruebas sobre las que se basan ciertas investigaciones respecto de que, algunos meditadores como los monjes budistas tibetanos, puedan controlar la respiración, la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, el dolor y las respuestas del sistema inmune.

Matthew D. Lieberman (2009) 4 sitúa en el córtex prefrontal ventrolateral derecha (PFCVLD) el “sistema de frenado y control racional del cerebro”, afirmando que, sobre la base de investigaciones con Resonancia Magnética Funcional (fRMI), resulta incuestionable la participación constante de esta área en todas las formas de auto control (self control) dentro de un sistema neuronal común, ya se trate de control motor, cognitivo, financiero, emocional o de toma de perspectiva.  Si bien, respecto de las tareas de control, admite que pueden participar otras áreas, como las del córtex prefrontal ventrolateral izquierdo (PFCVLI), córtex prefrontal dorso medial (PFCDM), área motora-suplementaria y ganglios basales.

Lieberman afirma que dicho sistema de control es el que nos separa de las bestias, permitiéndonos no ser esclavos de nuestros impulsos.

https://membership.neuroleadership.com/material/the-brains-braking-system-and-how-to-use-your-words-to-tap-into-it-vol-2-2/.

Sistema que, en su opinión, puede ser fortalecido mediante prácticas de entrenamiento como las de la meditación.

Soy partidario de que las regiones y áreas que intervienen en el autocontrol se pueden fortalecer para modular racionalmente los sentimientos, que son emociones conscientes, y controlar en diferentes grados ciertas pasiones, instintos e impulsos no convenientes; aunque sin duda, en multitud de ocasiones estos se imponen a la razón, por lo que el control top-down (de arriba abajo) no siempre resulta ser vencedor, siendo aplastado por el bottom-up.  Ocurre, por ejemplo, en los casos de las llamadas 4 Fs., acrónimo que, en inglés, se corresponden con feeding, fornicating, fighting and fleeing; es decir, alimentarse, fornicar, pelear y huir.

 

¿Cómo fortalecemos las áreas de control?

La pregunta clave es cómo fortalecer esas áreas de control, para lo que propongo tres maneras de hacerlo, que no son exclusivas ni únicas: la meditación mindfulness o de atención plena; el etiquetado de afectos, es decir, de sentimientos, que son emociones conscientes; y, el reencuadre cognitivo. A estas tres modalidades se refiere Laura McHale (2022, pp. 82-86) 5.

 

1. Meditación mindfulness.

Más allá de cualquier connotación de carácter espiritual, creencia o ideología, es una práctica voluntaria experiencial de meditación occidentalizada basada en la atención plena, que requiere esfuerzo, centrándose en el momento presente, en el aquí y en el ahora, en el flujo y reflujo de la actividad mental, sin juzgar, sin criticar y sin etiquetar pensamientos, emociones y sentimientos; lo que debe llevarse a cabo con una actitud paciente, abierta, amable y con aceptación de lo que resulte de la experiencia. 6

Los beneficiosos efectos psico-físicos del mindfulness han sido comprobados por numerosas investigaciones científicas. Así, y entre otras muchas cosas, libera recursos para obtener autoconciencia, autoconocimiento y mejoramiento de la salud psicofísica, además de potenciar los procesos atencionales, la regulación emocional y la del distrés. 7

McHale (ibidem) se refiere a que las investigaciones de Liberman (2009, ibidem) y Tabibnia & Radecki (2018), entre otras, demuestran que mindfulness activa el PFCVML.

https://www.semanticscholar.org/paper/RESILIENCE-TRAINING-THAT-CAN-CHANGE-THE-BRAIN-Tabibnia-Radecki/500b3269829497bf7a055dbba5aff98b44547bdd.

 

2. Etiquetado de afectos

Consiste en nombrar las emociones que se sienten y describirlas con palabras. Técnica que ha sido comprobada como efectiva por investigaciones como las de Lieberman y otros investigadores.

 

3. Reencuadre cognitivo

Se centra en identificar y desafiar los pensamientos irracionales. Su efectividad ha sido comprobada, entre otras, por las investigaciones de Lieberman de 2008 y 2011 y, la de Ochsner, en 2013. 8

Notas.

  1. Noah Harari, Yuval. (2016). Homo Deus: A Brief History of Tomorrow. Canada: Signal. ISBN 9780771038693.
  2. Goel, Vinod (2022). Reason and Less: Pursuing Food, Sex, and Politics. Cambridge. Massachusetts. Estados Unidos. ISBN 9780262045476.
  3. Goel ( cit., en anterior punto 2) resume en el Capítulo 1 los diferentes sistemas mentales, que luego amplia en capítulos posteriores. Así, el autonómico que es tal y como lo describen y caracterizan la mayoría de las obras sobre biología; el sistema mental instintivo, que relaciona con los modelos de Konrad Lorenz, Nicholaas Tinbergen y otros ecologistas; la mente asociativa, que conecta con los trabajos de Burrhus Frederic Skinner y otros behavioristas, enriquecidos con los aportes de William James; y el sistema mental racional, basado en las ideas de los científicos cognitivos Ernst Cassirer, Donald Davidson, John Searle, Noam Chomsky, Herbert Simon, Allen Newell, Jerry Fodor y Zenon Pylyshyn.
  4. Lieberman, Matthew. The Brain’s Braking System (and how to ‘use your words’ to tap into it). Neuroleadership Journal, 2, 9-14.

https://www.academia.edu/2790115/The_brain_s_braking_system_and_how_to_use_your_words_to_tap_into_it_

  1. McHale, Laura (2022). Neuroscience for Organizational Communication: A Guide for Communicators and Leaders. Singapur: Springer Nature Singapore. ISBN. 9789811670374
  2. Gago, Miguel Ángel (2018) Neuroliderazgo para el alto desempeño en la vida y la empresa.
  3. Gago, Miguel Ángel (2018) Neuroliderazgo para el alto desempeño en la vida y la empresa.
  4. Ochsner, K. (2013). Staying cool under pressure: Insights from social-cognitive neuroscience and their implications for self and society. En D. Rock & A Ringleb (Eds), Handbook of Neuroleadership (pp. 193-204). Neuroleadership Institute.
Suscríbete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter
  Corrija los campos marcados a continuación.