Cuidados mediante la expresión artística

03/03/2022
Cuidados mediante la expresión artística
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

«La arteterapia no transforma únicamente al paciente: también convierte al arteterapeuta en un creador de cuidados psicosociales, de la misma forma que una enfermera, al llevar a cabo sus intervenciones, utiliza la creatividad para adaptarlas a las necesidades de cada paciente»

Expresión artística e intervención psicosocial

No es ningún secreto que Vincent Van Gogh, Edvard Munch o Frida Kahlo utilizaran la expresión artística para canalizar, mediante sus pinturas, sus problemas o traumas, como el trastorno bipolar del pintor holandés, las angustias del nórdico o un trágico accidente en el caso de la mejicana.

La investigación ha permitido identificar ocho funciones de la expresión artística en contextos de intervención psicosocial o arteterapia:

  • función lúdica
  • función relajante
  • función expresiva
  • función liberadora
  • función reveladora
  • función identitaria
  • función estimulante
  • función transformadora

Pero, realmente, ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a una intervención psicosocial?

Los cuidados biopsicosociales

El enfoque biopsicosocial atiende la salud de las personas a partir de la integración de los factores biológicos (genética, herencia, estado físico), psicológicos (conductas, emociones, pensamientos) y sociales (entorno, oportunidades). Este modelo, introducido por el psiquiatra George L. Engel en el año 1977, concibe el bienestar del ser humano según estas tres variables.

El modelo biopsicosocial no solo se aplica en la psicología y la psicoterapia, sino también en otras esferas del conocimiento y de la salud, como son la pedagogía, la psiquiatría, el trabajo social, la terapia ocupacional, la sociología o la fisioterapia.

En este contexto, la arteterapia es un recurso terapéutico que se sirve del arte para mejorar la salud mental y el bienestar emocional y social de las personas. Las terapias artísticas permiten expresar sentimientos y emociones complejas, sanar miedos, bloqueos emocionales o traumas.

Aportaciones de la arteterapia

A menudo, cuando hablamos de arteterapia, asociamos directamente las artes plásticas a este concepto. Sin embargo, existen otras muchas formas de terapia artística: el teatro, la narrativa, la danza o la música son buenos ejemplos.  

En la arteterapia, más allá del valor estético o artístico del producto, se busca entrar en un estado de abstracción que permita representar lo que se siente y, por así decirlo, “trabajar desde el alma”. El arte permite sacar a relucir los conflictos personales y facilita elaborar emociones.

Los pacientes que más reciben esta terapia son aquellos que viven situaciones de gran impacto emocional, como los pacientes oncológicos y los afectados por alguna enfermedad de la salud mental. Gracias a este tipo de terapia, podrán usar distintos medios artísticos, el proceso creativo y el resultado de su creación para:

  • explorar sus sentimientos
  • conciliar conflictos emocionales
  • fomentar la autoconsciencia
  • gestionar conductas y adicciones
  • desarrollar habilidades sociales

Todo ello les permitirá mejorar y reestablecer su funcionalidad y sensación de bienestar.

La arteterapia no transforma únicamente al paciente: también convierte al arteterapeuta en un creador de cuidados psicosociales, de la misma forma que una enfermera, al llevar a cabo sus intervenciones, utiliza la creatividad para adaptarlas a las necesidades de cada paciente.

Los beneficios más obvios de la arteterapia son:

  • disminución de la angustia
  • mejora de la calidad de vida
  • mejora de la salud psicológica
  • ayuda en la autoexpresión de sentimientos y pensamientos

La práctica enfermera y la arteterapia

La arteterapia se caracteriza por ser una terapia adaptable a la práctica enfermera porque es flexible, y no requiere ni demasiados recursos materiales ni económicos, pero sí de espacio, tiempo y una formación específica indispensable.

El perfil de un profesional de la enfermería, una vez formado, podría encajar con el de un arteterapeuta, por sus habilidades en la proximidad y trato con el paciente de una forma globalizada. Del mismo modo, un arteterapeuta podría encajar dentro de la práctica enfermera en el sentido que permite una mayor comunicación entre pacientes y cuidadores.

Multitud de estudios confirman que el arte es una herramienta válida que posibilita nuevas formas de participación ciudadana en la prevención y la promoción de la salud.

Cursos relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter

Inscribirse a nuestra newsletter