La neuromúsica aplicada a las personas de la tercera edad

Montse Babí

Por: Montse Babí
Filolàlia

29/11/2021
La neuromúsica aplicada a las personas de la tercera edad
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Recientemente ha crecido el interés de los profesionales de la salud por la neuromúsica. A diferencia de la musicoterapia, que utiliza la música como terapia, la neuromúsica estudia y analiza cómo se produce la interacción de la vibración acústica inicial (sonido o música) en diferentes áreas del cerebro y las respuestas bioquímicas que se originan en las redes neuronales.

Este análisis aporta una serie de conocimientos científicos que se aplican a la percepción, la atención y las emociones. A partir de ahí, se pueden desarrollar terapias de la salud que favorezcan una mejor calidad de vida de las personas. En este sentido, el profesor Miguel Ángel Gago afirma que la música tiene poderosísimos efectos sobre el comportamiento, la salud y el bienestar de la gente.

Así pues, muchos psicólogos, terapeutas y demás agentes del ámbito de la salud buscan especializarse en esta rama de la neurociencia para atender mejor algunos colectivos, como por ejemplo el de la tercera edad. Los beneficios que la neuromúsica puede aportar a las personas mayores son múltiples y se dividen en tres bloques:

-beneficios cognitivos

-beneficios físicos

-beneficios sociales y emocionales

En el plano cognitivo, la neuromúsica se traduce en una optimización de las habilidades verbales de los pacientes. Asimismo, la música mantiene la atención focalizada, lo cual permite que la persona conecte con la realidad, y también incentiva la creatividad.

Quizás todavía más relevante sea el papel que la neuromúsica puede ejercer sobre la demencia y según qué enfermedades y trastornos, como el Alzheimer, el Parkinson o Huntington. Puesto que la música activa la memoria y el poder de la reminiscencia, la neuromúsica puede ayudar a paliar algunos de los efectos de dichas afectaciones, siempre que sean profesionales formados y especializados quienes apliquen los tratamientos adecuados.

Son ilustrativos los casos que cita Oliver Sachs de pacientes que, gracias a la música, habían podido liberarse de los temblores temporalmente. Igualmente, la película documental Alive Inside, estrenada en el Festival de Cine de Sundance en el año 2014, arrojó mucha luz sobre este aspecto.

En cuanto a los beneficios físicos, una aplicación adecuada de la neuromúsica puede tener efectos positivos sobre el equilibrio corporal, disminuyendo así el riesgo de caídas, tan perjudiciales en edades avanzadas. Además, seguir el ritmo favorece la coordinación y potencia la movilidad de las articulaciones.

Por último, cabe mencionar los beneficios socioemocionales, quizás los más fundamentales. Se ha comprobado científicamente que escuchar música en la tercera edad ayuda a combatir la depresión, la tristeza o la soledad. Del mismo modo, la música fomenta la participación, la interacción i la comunicación social.

La neuromúsica permite hacer aflorar las emociones, y eso mejora el estado de ánimo y la autoestima de las personas. Una vez más, la pareja saludable música-cerebro, en palabras de Jordi A. Jauset, es la protagonista.

Para quienes busquen especializarse o saber más:

Máster en Neuromúsica Online https://www.nus.agency/masters-y-postgrados/master-online-en-neuromusica/

Vídeo de Nuria Sáez y Jordi A. Jauset: https://youtu.be/-9iHUP5JrOQ

Entrevista a Miguel Angel Gago: https://youtu.be/ow_sZVdGI_8

Suscríbete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter
  Corrija los campos marcados a continuación.