Micropigmentación oncológica (1ª parte). Cejas y pestañas

20/12/2021
Micropigmentación oncológica (1ª parte). Cejas y pestañas
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Día tras día, la medicina consigue avances considerables en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, el acompañamiento posterior a la enfermedad sigue siendo secundario en muchos casos.

Reconciliarse con el propio cuerpo durante y después de un cáncer es una etapa primordial. Por eso, las enfermeras especializadas en el ámbito de la imagen corporal son personas clave en el acompañamiento a pacientes: cuidan su autoestima y les ayudan a tener mayor calidad de vida. En palabras de Marta Gil, enfermera especializada en visagismo e interesada en el ámbito biopsicosocial, “para poder reconstruir sonrisas es fundamental una formación especializada de calidad”.

En este sentido, la 4a Jornada de Formación de la Asociación de Enfermeras para la Imagen Corporal (ACICDDI) estuvo dedicada a las diferentes miradas de la imagen corporal en el paciente oncológico. Las expertas que forman parte de dicha asociación no solo llevan a cabo su tarea como gestoras de la imagen, sino que también contribuyen a la formación de enfermeras en este ámbito.

En la jornada, que tuvo lugar el pasado 23 de noviembre, se hizo hincapié en la importancia de asesorar a los pacientes. Por ejemplo, Marieta Carameli (especialista en micropigmentación) comentó que previamente a un tratamiento de quimioterapia, es fundamental hablar de cómo la alopecia afectará la zona facial.

Ciertamente, uno de los rasgos faciales que más caracterizan la expresión de una persona son las cejas y pestañas. Por eso, después de la quimioterapia, la micropigmentación supone una gran ayuda que permitirá al paciente mantener su aspecto y expresión habitual. Carameli explica que mediante técnicas avanzadas adecuadas, el impacto mejorará mucho.

¿En qué consiste entonces la micropigmentación? Se trata de introducir en la dermis pigmentos gracias a agujas muy finas, lo que permite una máxima definición y detalle. Al cabo de un cierto tiempo hay que volver a abrir el círculo, debido a que el pigmento se va degradando.

En el caso de la micropigmentación de cejas oncológicas, lo que se pretende es disimular la caída de pelo de la ceja y mantener el aspecto anterior al cáncer. Es esencial aplicar este tipo de micropigmentación antes de empezar con la radio o quimioterapia. Esto permite usar la técnica de manera personalizada y de acuerdo con los deseos del paciente. Así, cuando aparezca la caída del pelo, quedará más camuflada y eso ayudará en el aspecto psicológico y emocional.

Otra de las técnicas habituales es el marcaje de la línea de nacimiento de pestañas o eyeliner. Consiste en oscurecer la zona del nacimiento de las pestañas para dotar la mirada de más intensidad.

La micropigmentación oncológica es un ejemplo de las nuevas competencias que se ofrecen en el mundo de la enfermería. Dichas competencias y especializaciones, que pueden conseguirse siguiendo una formación especializada de calidad, permiten a los profesionales del sector:

-abrirse nuevos caminos y conseguir nuevas metas

-aprender a gestionar casos complejos

-contribuir a mejorar la calidad de vida de los pacientes

Estamos cada vez más cerca de ver salud y acompañamiento como dos caras de una misma moneda.

Formación especializada:

https://www.nus.agency/masters-y-postgrados/enfermera-gestora-de-la-imagen-corporal/

https://www.nus.agency/cursos/micropigmetacion-oncologica-enfermeras/

Suscríbete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter
  Corrija los campos marcados a continuación.