La Neuromúsica y la infancia

Montse Babí

Por: Montse Babí
Filolàlia

03/12/2021
La Neuromúsica y la infancia
Share on email
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

¿Cómo puede la neuromúsica contribuir a la felicidad de nuestros pequeños?

Es indiscutible que la neurociencia vive un momento único de nuevos descubrimientos que se suceden a un ritmo muy acelerado, y seguro que el futuro de la pedagogía estará marcado por los avances de la neuromúsica, que estudia el poder de la música en nuestro cerebro.

Otra noción significativa a destacar es la psicología de la música. En el marco de los sentimientos y de las emociones, este concepto plantea considerar a la persona en su totalidad, de una manera holística: como cuerpo y mente, emoción y comportamiento. Desde esta perspectiva, nos interesa la ayuda que la música supone para nuestro desarrollo psíquico y emocional, proporcionándonos el equilibrio necesario para alcanzar un nivel adecuado de bienestar y felicidad en cada etapa de la vida.

La expresividad musical y las respuestas a estímulos acústicos aparecen en el nacimiento, e incluso antes. El feto humano ya responde a sonidos musicales, y eso crea un vínculo precioso y único entre la madre y el bebé.

A partir de ahí, empieza el camino vital de cada niño y niña, que vivirá experiencias sensoriales de todo tipo, muchas de ellas marcadas por la música. Está científicamente comprobado que la música ayuda a coordinar la respiración y a relajar el pulso, consiguiendo así que los pequeños y pequeñas se relajen y aprendan a controlar sus emociones. Además, el poder de evocación de la música provoca que, al escuchar canciones alegres, los niños y niñas mejoren su estado de ánimo y se sientan más felices.

En el ámbito infantil, la neuromúsica se aplica sobre todo en forma de musicoterapia. Ciertamente, los estudios de musicoterapia confirman que la música ayuda a la infancia a expresarse y a trabajar las emociones, además de contribuir a su desarrollo neuropsicológico y madurativo. Por otra parte, está demostrado que tocar un instrumento musical aporta beneficios acumulativos y a largo plazo.

La musicoterapia se aplica a menudo con aquellos niños y niñas que muestran dificultades para relacionarse con el entorno (familia y escuela). Está especialmente indicada para niños con patologías del espectro autista, niños con TDAH, ansiedad, depresión, etc.

Mediante la participación activa de los destinatarios en este tipo de terapias, se consigue romper bloqueos comunicativos y crear estímulos. Esto ocurre porque la música permite comunicarse con fluidez y libertad. Asimismo, se abordan aspectos cognitivos como la atención, la concentración, la memoria o la motricidad.

En resumen, los beneficios de la música para la infancia son enormes y podrían sintetizarse en estos siete puntos:

  • Fomenta la percepción sensorial y corporal.
  • Estimula y motiva.
  • Optimiza las capacidades cognitivas y la atención.
  • Potencia las competencias interpersonales.
  • Favorece la expresividad emocional.
  • Refuerza la autoestima y el sentido del yo.
  • Ofrece un canal de comunicación alternativo al lenguaje oral.

Profesionales de la salud, de la enseñanza, auxiliares de puericultura, educadores especializados, artistas: todos ellos pueden servirse de la música como terapia para la salud mental de niños y niñas.

Para saber más:

https://www.labrujuladelcanto.com/2017/04/la-musica-distrae-neuromusica-y.html

https://www.nus.agency/masters-y-postgrados/master-online-en-neuromusica/

https://oxford.universitypressscholarship.com/view/10.1093/acprof:osobl/9780199754397.001.0001/acprof-9780199754397-chapter-7

Suscríbete a nuestra newsletter
Suscríbete a nuestra newsletter
  Corrija los campos marcados a continuación.