Manio Maravic: “La terapia vibroacústica tiene un gran futuro en enfermedades como el Parkinson”

El Dr. Manio Boris Ritter von Maravic es un neurólogo alemán afincado en España desde 2001 y en fase de jubilación activa mientras compagina sus estudios y charlas a caballo entre Málaga y el centro de neurociencias alemán de Dubai. Nuestro entrevistado ha sido, desde pequeño, un gran amante de la música, pues se crió junto a la filarmónica de Berlín y desde los 9 años comenzó a tocar el piano.

Su curiosidad por adquirir nuevos conocimientos sobre la relación entre la música y la neurología lo llevó a estudiar el Máster en Neuromúsica de NUS Agency. Manio ha dedicado su trabajo final de máster a la terapia vibroacústica y a investigar la evidencia científica que sostiene esta práctica. Para los no conocedores de esta terapia, el propio Manio la define como “un método no-farmacológico y no invasivo que utiliza sillas o camas fisioacústicas para transmitir vibraciones de baja frecuencia en combinación con la escucha de música.”

¿Crees que todavía queda mucho por descubrir sobre la relación entre el cerebro y la música?

M: Sabemos mucho sobre la relación entre la música y el cerebro, pero todavía falta muchísimo por descubrir. Conocemos las áreas del cerebro que trabajan con la música y cómo influye esta, pero comprender de verdad los mecanismos de la música en el cerebro es un camino muy largo porque la percepción de la música es muy individual.

¿Por qué amamos la música?

Una charla con el Dr. Jesús Martín-Fernández, neurocirujano y compositor, sobre los efectos neuronales y emocionales de la música.

¿Cómo surgió la idea de escoger la terapia vibroacústica como trabajo final de máster?

M: Tal y como concluí en mi TFM, la terapia vibroacústica puede mejorar enfermedades neurodegenerativas, pero hay que estudiar más. No tenía ninguna idea sobre los fines terapéuticos de la misma. Al descubrirlo en el máster, desarrollé este tema con una base científica. Desde la postura de un neurólogo, me interesaba conocer si había fundamento científico en esta terapia. Muchas terapias son clasificadas como pseudo-terapias. El Gobierno de España ha publicado una lista de 70 terapias que son clasificadas como pseudoterapias e incluyen la sonoterapia y muchas más. La musicoterapia también está bajo evaluación para determinar si es pseudoterapia o no. Hay que ver el fundamento científico y por eso desarrollé la idea de una investigación más bibliográfica sobre la terapia vibroacústica.

He revisado unas 200-300 publicaciones y he seleccionado entre 60 y 70 que tienen valor científico.  Muchas publicaciones son anecdóticas y la metodología es muy diferente en cada estudio. He estado investigando las evidencias científicas de la biblioteca Cochrane, que ha investigado y auditado 2 millones de terapias. La musicoterapia está en un 0.06% y la terapia vibroacúsitca en un 0.006%. Así que no tienen mucha importancia en investigaciones científicas.

“La terapia vibroacústica disminuye la medicación y los pacientes salen antes de cuidados intensivos”

¿Qué has descubierto durante tu investigación?

M: Estudiando bien los mecanismos neurofisiológicos de la terapia vibroacústica, pienso que hay enfermedades en las que esta terapia tiene un gran futuro. Por ejemplo, en la enfermedad de Parkinson. Sabemos por recientes estudios que esta terapia mejora claramente la función motora de los pacientes y también es claramente eficaz contra el dolor causado por la fibromialgia o enfermedades osteomusculares. Estos son ensayos realizados a un alto nivel metodológico, pero la mayoría de estudios no lo son y por eso fracasan. El bajo nivel de los estudios es debido a la falta de unanimidad metodológica sobre cómo aplicar la terapia vibroacústica en los pacientes. No hay ensayos multinacionales y esto se debe a un tema económico. Un primer paso lo está dando la Universidad de Augsburgo, en Alemania. Hay un instituto de musicoterapia que está llevando a cabo, con 1 millón de euros, un estudio sobre la terapia vibroacústica en pacientes en pre cirugía y en anestesia, en pacientes oncológicos pediátricos y muchos más. Parece que esta terapia disminuye la toma de medicamentos, los pacientes están más relajados y salen más rápidamente de los cuidados intensivos.

¿Cómo actúa la música y la vibración en el cuerpo?

M: La combinación de un sonido de baja frecuencia con la escucha de música es interacción terapéutica, basada en física acústica y neurofisiología de la vibración. Usa la transmisión de vibraciones audibles y perceptibles a través del sonido y vibración de un instrumento al cuerpo.

La estimulación vibroacústica se transmite a través de bafles de bajo, tablas, sillas, plataformas y camillas con cuerpo de resonancia acústica. Música y sonido también causan una respuesta física significativa cuando las ondas sonoras entran en el cuerpo:

– Los elementos de un sonido o la combinación de sonidos, volumen y timbre, tendrán un efecto fisiológico y bioquímico significativo en el cuerpo.

– La energía muscular aumentará o disminuirá dependiendo del ritmo y la respiración se acelerará o cambiará su regularidad.

-La fatiga puede reducirse o inducirse y la actividad voluntaria puede aumentar.

– La frecuencia cardíaca, la presión arterial y la función endocrina pueden causar cambios en el metabolismo y la biosíntesis de diversos procesos enzimáticos.

– En el cerebro se activan diferentes mecanismos que nos ayudan a la liberación de hormonas y neurotransmisores, que contribuyen a la armonización de redes neuronales y en la periferia a un relajación muscular.

La estimulación vía receptores de vibración es un mecanismo básico. La vibración sola pude ser eficaz en algunas aplicaciones terapéuticas,  pero la música asociada aumenta la eficacia porque estimula nuestro sistema de recompensa, aumenta la dopamina y la conexión de las estructuras más profundas del cerebro, mejorando la función de las conexiones neuronales. Así pues, ha de darse la combinación de ambas. La terapia vibroacústica siempre tiene que ir con música.

¿Es la música dopaje mental?

Carlota Pagès, profesora de Neuromúsica, analiza los efectos de la música en los deportistas tras haber sido considerada como dopaje sonoro.

¿Se pueden aplicar diferentes rangos de frecuencia?

M: Las ondas gamma en el cerebro se definen como una frecuencia entre 40 Hz  y 100 Hz. 40 Hz parece la frecuencia más importante del cerebro que se conecta entre el tálamo y las estructuras corticales. La hipótesis es que muchas enfermedades neurodegenerativas – como la enfermedad de Alzheimer – se desarrollan por la disfunción de la conexión en el espectro de ondas gamma y la idea es que la estimulación con vibroacústica a 40 Hz pueda sincronizarse con el espectro gamma del cerebro y armonizar la conexión entre las diferentes areas cerebrales. Este es el foco de investigación en este momento y es difícil medirlo. Si se puede comprobar la sincronización entre música a 40 Hz o la vibroacústica y la función del cerebro, vamos a obtener un tratamiento no invasivo, no farmacológico para enfermedades neurodegenerativas. Estos últimos ensayos en enfermos de Parkinson han demostrado una mejoría significativa en el nivel de presunción científica. Han mejorado su función motora. Puede ser el paso más grande adelante en el tratamiento de esta enfermedad, pero hacen falta muchos más ensayos para declarar este tratamiento como principal en esta enfermedad. Misma experiencia con resultados en el dolor crónico de la fibromialgia y en algunos aspectos del autismo. Y en otros aspectos en los que intentamos tratar a los pacientes como las demencias, esclerosis múltiple o en oncología, son de muy bajo nivel por la mala calidad de los ensayos realizados.

"Si se puede comprobar la sincronización entre música a 40 Hz o la vibroacústica y la función del cerebro, vamos a obtener un tratamiento no invasivo para enfermedades neurodegenerativas"

¿Esta terapia es beneficiosa para cualquier problemática de salud?

M: Hay contraindicaciones como pacientes cardíacos con marcapasos, no se recomienda durante el embarazo y tampoco en pacientes con esquizofrenia y riesgo de reacciones paranoicas o psicóticas porque puede provocar una psicosis. Hay muy poca gente que sepa manejar la terapia vibroacústica, faltan musicoterapeutas en general y muchos ensayos. Sobre todo, se necesita una formación especifica en vibroacústica para musicoterapeutas, fisioterapeutas y médicos  de rehabilitación. La aplicación de vibroacústica debe ser desarrollada  en colaboración entre médicos y terapeutas para elaborar tratamientos individuales para las distintas patologías neurológicas. Cada persona necesita su tratamiento individual y evaluación.

¿Cuánto se ha extendido la terapia vibroacústica?

M: La terapia está muy avanzada y es muy común en países nórdicos escandinavos. Noruega y Finlandia son los más avanzados. También en Canadá, donde tienen la aplicación más avanzada. Toronto es la meca de la investigación en vibroacústica.

¿Qué futuro auguras a esta terapia?

M: Estoy convencido de que es un tratamiento excelente que se puede aplicar a muchas patologías de neurología y psiquiatría, pero el camino de esta terapia en medicina es largo. Preguntando a compañeros de los dos hospitales universitarios de Málaga, nadie conoce la terapia vibroacústica. ¿Y dónde está la musicoterapia a nivel universitario? En general, no es un tratamiento establecido. Falta mucho conocimiento y las personas que han de desarrollar su conocimiento son los musicoterapeutas.

Suscríbete a nuestra newsletter

Inscribirse a nuestra newsletter


Correo electrónico   *
Nombre *
Apellidos *
et_nus 
*Campos obligatorios
Nota: Es nuestra responsabilidad proteger su privacidad y le garantizamos que sus datos serán completamente confidenciales.